03/09/2021 por Carlos Noya

Uno de los proyectos que más expectación tiene en estos momentos en lo relacionado con Tesla, es el desarrollo de su modelo más económico. Una propuesta que de momento es conocida como «el Tesla de 25.000 dólares» en alusión al precio que se estima podrá tener. Ahora Elon Musk ha compartido nuevos detalles de esta propuesta.

El nombre es una de las grandes preguntas. Cuando todo el mundo daba por hecho que se llamaría Model 2, al situarse por tamaño por debajo del Model 3, Musk ha confirmado que no adoptarán esa denominación. Algo que explica en que realmente la idea era seleccionar Model E como nombre para su berlina, pero era una denominación ya cogida por Ford. Por lo que decidieron darle la vuelta a la «E» y como resultado trolear un poco a los de Detroit con un «3».

Esto nos indica que muy posiblemente Tesla opte por una denominación con letra en lugar de con número, por lo que ahora solo nos queda saber cuál será el elegido, y que apostamos que será la «C». Tesla Model C.

Otro dato que ha aparecido en las últimas horas es la posible fecha de llegada. Según varios medios, 2023 será el momento de su lanzamiento. Una fecha muy agresiva si tenemos en cuenta que hablamos de un modelo todavía en fase de desarrollo, y sobre todo la larga lista de proyectos que tiene en marcha Tesla pendientes de lanzamiento, y que ya acumulan retraso. Cybertruck, Semi, Roadster…

Render Tesla Model C

Para conseguir iniciar la producción en 2023, los primeros prototipos deberían estar en funcionamiento este mismo año, para pulir todos los detalles y poder presentarlo en 2022. De esa forma se podrían abrir los pedidos y comenzar la producción en 2023 y las entregas en la última parte de ese mismo año.

Pero en las últimas horas ha aparecido rumores de que Tesla podría estar dividiendo este proyecto en dos. Una versión asequible pensada para el mercado chino, fabricada en la planta de Shanghái y que usaría la plataforma del Model 3 como forma de ahorro de costes y para acelerar su lanzamiento. Por el otro lado la versión internacional será totalmente diferente, con un planteamiento enfocado solo en la conducción autónoma y en los programas de taxis autónomos.

Un modelo de que incluso se dice que no tendrá ni volante ni pedales. Algo que refrendaría totalmente la idea de un taxi más que de un modelo comercial.

El problema es que la conducción autónoma plena, Nivel 5 sería este caso, todavía tiene un largo proceso por delante para convertirse en una realidad masiva. No sólo en lo técnico, sino también en lo relativo a las regulaciones públicas, que en mercados como Europa se han quedado muy atrás respecto al desarrollo de la propia tecnología.

Opinión

Una de las cosas que nos viene a la cabeza cuando vemos un coche sin volante ni pedales, es un proyecto de futuro destinado solamente a llamar la atención. Algo que podría estar usando Tesla para no provocar un efecto Osborne en sus ventas.

Y es que el anuncio del lanzamiento de un Tesla de 30.000 o 35.000 euros, sin duda causaría un fuerte impacto entre aquellos que están pensando en adquirir un Model 3 o un Model Y, pero para los que la inversión supone un gran esfuerzo. Un esfuerzo que muchos hacen igualmente, pero que podrían cambiar de opinión si ven que en un par de años tendrán una alternativa mucho más accesible.

Una canibalización que llegaría en un momento donde Tesla contará con una importante capacidad de producción en sus cuatro fábricas, California, Texas, Alemania y China, que necesitarán un flujo de demanda estable para evitar problemas con las previsiones.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribe a mi Whatsapp