Probablemente habrás visto imágenes del Porsche 550 Spyder en el que perdió la vida James Dean. Era un roadster sencillo, espartano, minimalista, rápido. De hecho, su rapidez se debía tanto a las prestaciones del motor 1.5 de cuatro cilindros y 110 CV como a un peso final de sólo 550 kg, cifra sólo equiparable a la de algunos pequeños monoplazas (un F1 pesa 745 kg en orden de marcha).

El espíritu de ese 550 es el que recoge el Porsche Vision Spyder, un prototipo claramente inspirado en el biplaza de 1954. Como aquél, el Vision Spyder tiene un parabrisas reducido a la mínima expresión, dos asientos de una sencillez extrema y prominentes aletas posteriores a los lados del capó motor, que retoma una interpretación moderna de la rejilla que llevaba el modelo original.

Es tan clara la inspiración en el modelo veterano que hasta pertenece a una categoría de prototipos que en Porsche denominan Little Rebel, en una alusión al fatídico 550 que el actor apodaba Little Bastard y a la película Rebelde sin causa, protagonizada por James Dean. Y por si con ello no queda claro el homenaje, en los laterales luce discretamente el número 551, dejando claro que es una continuación del emblemático roadster.

Pero aunque sea un homenaje que por desgracia nunca veremos rodando por la calle, también ha servido para explorar nuevas vías de diseño, algunas de las cuales podríamos ver en un futuro. En este sentido destaca sobre todo su curiosa barra antivuelco. Seguramente nunca veremos nada parecido en un 911, cuya versión Targa rememora en la actualidad a la del modelo original de los años 60. Pero quién sabe si una futura versión del radical 718 Spyder (sencillo y aligerado) podría acabar llevando una barra parecida.

El concepto también deja patente otra cuestión no menor: asociamos las sensuales líneas curvas a Porsche por la tradición del 911 (que a su vez, ‘bebían’ de las líneas del 356). De hecho, esta herencia ha condicionado el diseño de otros modelos, como el Panamera o, más recientemente, el Taycan. Pero este Vision Spyder demuestra que los trazos rectos en la carrocería también pueden tener cabida en la marca.

Para conocer hasta el mínimo detalle este Porsche Vision Spyder lo mejor es que te compres el libro Porsche Unseen (cuesta 68 euros), que revela éste y otros prototipos de la marca fabricados entre 2005 y 2019 que jamás habían sido mostrados hasta ahora. Y si eres de los afortunados que pueden pasarse por el Museo Porsche, en 2021 lo tendrás allí para admirarlo en vivo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribe a mi Whatsapp