Supera al anterior Golf R y al GTI Clubsport

El Volkswagen Golf tiene un nuevo techo: los 320 caballos de potencia del nuevo Golf R 2021, que desde finales de noviembre coronará la octava generación del compacto alemán. Con la llegada del R la gama deportiva se completa, con versiones GTIGTI ClubsportGTE y GTD (aunque esta última no se comercializa en España).

Como se esperaba el quinto Golf R desde que a principios de siglo apareciera el primero con esta denominación superará al anterior y se convertirá en el Golf de serie más potente de toda la historia (el anterior Golf R se quedó en 300 CV).

Para llegar a esta cifra el motor cuatro cilindros turbo de dos litros de cilindrada se ha llevado a su tope máximo en Volkswagen. Gracias a ello el Golf R firma un 0-100 en apenas 4,6 segundos (una cifra más que respetable) y su velocidad máxima se puede ir hasta los 270 km/h si montamos el paquete R-Performance.

Ahora hay más potencia, pero quizá el Golf R 2021 brille más por otros aspectos. Porque además de un mayor rendimiento, el conductor tendrá a su disposición nuevos y sofisticados sistemas dinámicos, algunos primicia en la gama Golf.

Por ejemplo: el gestor dinámico de marcha que es capaz de gestionar a la vez la tracción total, la suspensión adaptativa y el bloqueo electrónico del diferencial delantero XDS para ofrecer una respuesta conjunta ideal a cada situación de conducción.

El Volkswagen Golf R, como es tradición en esta versión, contará con tracción a las cuatro ruedas, pero en este caso en una variante más sofisticada (denominada R Performance Torque Vectoring) ya que además de repartir el par entre los dos ejes, también podrá gestionar la cantidad que traspasa a cada una de las dos ruedas del eje posterior, para ayudar a limitar el subviraje. El sistema podrá pasar hasta el 100% de la fuerza motriz que va al eje posterior a la rueda exterior de la curva para mejorar la dinámica.

Seis modos de conducción, incluidos Drift y ‘Nurburgring’

El Golf R también podrá adecuar su respuesta a las necesidades puntuales del conductor a través de los programas dinámicos. Y aquí también hay novedades respecto a otros Golf ya que el R tendrá opciones nuevas (asociadas siempre al paquete opcional R Performance).

Novedad total es el modo Drift, que favorece el sobreviraje activando la función ESP Sport para el control de estabilidad (que se puede desconectar por completo, aunque actuaría en caso de emergencia) y un programa agresivo del reparto de par trasero hacia la rueda exterior a la curva.

La otra función no es totalmente nueva puesto que ya se anunció para el GTI Clubsport. En el Golf R se llamará modo Special, que básicamente es una configuración específica para el trazado de Nurburgring-Nordschleife (con un tarado de suspensiones más blando para adaptarse a los cambios de altura de la pista, por ejemplo). Según VW, con las mejoras del R y este programa podría bajar el crono en el Infierno Verde en 17 segundos respecto a su antecesor.

Los otros cuatro son los habituales ComfortSport e Individual más el modo Race que, por ejemplo, elimina la función de rodaje ‘a vela’. En todos los casos los sistemas que regulan su respuesta son el cambio DSG (único disponible), la suspensión adaptativa DCC (de serie en el R), la dirección progresiva (que ahora es más directa) y la tracción total.

Además de todo lo mencionado hasta ahora, también el chasis del Golf R recibe cambios para su dosis extra de deportividad. Por ejemplo, una altura 5 mm. más baja que la del Golf GTI (y 20 mm más que el Golf normal), frenos más potentes (con pinzas azules, el color identificativo del R), suspensiones un 10% más rígidas que las del anterior Golf R, un incremento de la caída positiva del tren delantero y algunas mejoras de reducción de peso de las suspensiones.

R de radical

Será fácil diferenciar al Golf R de sus hermanos de gama porque Volkswagen insiste en los elementos que caracterizaron a generaciones anteriores. Por ejemplo, los detalles en azul para la banda decorativa del frontal (que, además, tendrá una función luminosa) o las pinzas de freno y los espejos en cromado. Por supuesto, se ofrecerá el color azul para la carrocería, aunque también habrá opción en negro y blanco.

El paragolpes es específico y más agresivo, como también lo son el alerón posterior y el difusor en negro que, junto a las dos salidas de escape dobles dan un aspecto muy fiero a su zaga.

En cuanto al equipamiento, el Golf R contará con faros y pilotos LED de serie, llantas de aleación de 18″ (con opción de hasta 19 combinables con neumáticos semi-slick), escape deportivo (con el Akrapovic ultraligero de titanio como ‘golosina’ opcional), asientos deportivos y un nuevo volante con el pulsador R para seleccionar los modos dinámicos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribe a mi Whatsapp